EL GRUPO TECNICO DE TRABAJO GLOBALGAP ARGENTINO

El GTTN Argentino (NTWG, en inglés) esta reconocido oficialmente por GLOBALGAP (EUREPGAP) desde marzo de 2004, siendo el primer NTWG de América.


El GTTN Argentino se ha conformado con una estructura diferente a las establecidas hasta ese momento, ya que a diferencia de los 6 NTWG que se encontraban en funcionamiento hasta principios de 2004 (Holanda, Bélgica, España, Francia, Italia y Malasia), el grupo nacional fue conformado con 5 grupos regionales o GTTR (Patagonia, Cuyo, NOA, NEA y Bs.As.), representando las distintas regiones productivas del país (ver mapa)


Grupo Regional PATAGONIA Grupo Regional PATAGONIA Grupo Regional PATAGONIA Grupo Regional CUYO Grupo Regional NOA Grupo Regional BUENOS AIRES Grupo Regional NEA

Los grupos regionales aportan información de vital importancia, ya que no sólo conocen los distintos problemas de implementación, sino también cómo solucionarlos. Las experiencias, opiniones y conclusiones confluyen en el grupo nacional, enriqueciéndolo en sus discusiones, permitiéndole mejorar la toma de decisiones y obtener resoluciones más representativas y eficaces.


El GTTN brinda esclarecimiento en la interpretación de los puntos demandados por los documentos y resuelve, o trata de resolver, consultando a GLOBALGAP cuando es necesario, los distintos problemas que pudieran surgir a nivel nacional. Es así como la información fluye del nivel regional al nacional y viceversa, mejorando notablemente los esfuerzos de adaptación e implementación del referencial GLOBALGAP en Argentina.


La estructura organizativa argentina ha dado sobradas muestras de sus beneficios, por lo que otros grupos de mas reciente conformación, como Colombia, Brasil y Chile, han imitado este modelo. Actualmente es recomendada por GLOBALGAP a todos sus grupos técnicos de trabajo.


OBJETIVOS del GTTN

El Grupo Técnico de Trabajo Nacional Argentino (GTTN) está reconocido oficialmente por GLOBALGAP y trabaja para que al productor le resulte más sencilla la implementación de los protocolos, logrando de esta forma acceder a mercados desarrollados y competitivos. Esta tarea se relaciona en forma directa con el mejoramiento de la calidad de los alimentos argentinos otorgándoles mayor valor agregado y competitividad, y mejora por lo tanto el posicionamiento de la producción nacional.